NOTICIAS

Militar, bombero y a punto de casarse: experiencias de un año en Base Antártica Bernardo O´Higgins


Desde noviembre de 2020 es el encargado de mantener operativos los distintos equipos que permiten las comunicaciones desde el Territorio Chileno Antártico con Chile continental. Desde que fue aceptado para integrar la Dotación Antártica 2020-2021, el cabo primero Ariel Vásquez U., sabía que su tarea sería de gran responsabilidad, como mecánico de equipos de telecomunicaciones, es quien durante el último año ha velado para que la Base Antártica del Ejército de Chile General Bernardo O’Higgins, repartición que ha funcionado ininterrumpidamente desde su creación en 1948. El cabo Vásquez señala con orgullo:  “mantenga la comunicación con el exterior, ya sea con internet, intranet o telefonía, y que todo el personal pueda estar en contacto con sus familias, sobre todo en invierno que es más complicado, en que la nieve tapa las antenas o las congela”.

En torno a arribo a la repartición más austral del Ejército de Chile, comenta que “La postulación a la Dotación Antártica fue porque sabía lo que se vivía aquí en las comunicaciones y lo extremo del lugar, que no es fácil. Entonces, como telecomunicador, es una de las experiencias más gratas poder mantener las comunicaciones por todo el año, como ha pasado hasta ahora, viendo que es una de las cosas más importantes para los familiares”, dice orgulloso el Cabo Primero Vásquez desde el Territorio Chileno Antártico.

“Una de las cosas más difíciles es separarse de la familia”, dice desde su puesto de trabajo en la Base Antártica del Ejército General Bernardo O’Higgins. Reflexionando sobre el último año lejos de su hogar y de sus camaradas en la Jefatura de Telecomunicaciones, toma el peso de la responsabilidad que ha cargado en sus hombros: “En la unidad en que trabajo, la mayoría somos mecánicos de telecomunicaciones. En caso de falla, uno la puede superar con ayuda. Acá no, cada uno tiene su puesto y debe intentar superar el problema y velar para que todo funcione bien”. 

Las historias de su tío, militar en retiro, fueron las que lo inspiraron a seguir la carrera militar, siempre escuchando a su vocación de servicio, también es voluntario de la VI Compañía de Bomberos de Ñuñoa, atento a cuando su ayuda sea requerida, complementando así una vida consagrada a la Patria y los altos destinos de Chile, superando la adversidad en uno de los lugares más inhóspitos del mundo, el cual ha trazado importantes líneas en la historia de nuestra Patria desde aquellos recónditos rincones, en donde 21 valientes hombres han hecho soberanía efectiva, superando la soledad pero manteniendo el pabellón nacional en lo más alto.

Además de cumplir un año de labores en la Base Antártica del Ejército, a la espera que una nueva dotación los releve de sus puestos, agrega que “de esta experiencia hay varias cosas que me llenan. Una es estar acá representando al país y al Ejército y, sobre todo, que las comunicaciones estuvieran funcionando todo el año. La parte profesional creció bastante y el apoyo de mis camaradas  ha sido fundamental, siempre creyendo en uno”.

En el continente su familia lo espera, con la promesa de que lo primero que hará es concretar la decisión que tomó antes de partir su viaje: “me voy a casar”, esperando regresar a abrazar a los suyos y cumplir con lo consagrado antes de partir, regresando con amor al ser amado desde el Territorio Chileno Antártico, en un año en que los desafíos se han enfrentado juntos en equipo, demostrando que Chile al sur limita con el polo.

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: