NOTICIAS

30 años del Protocolo sobre Protección del Medio Ambiente

El pasado 4 de octubre el Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente celebra sus primeros 30 años. También llamado Protocolo de Madrid, se firmó en Madrid el 4 de octubre de 1991 y entró en vigor en 1998 tras ser ratificado por todas las Partes Consultivas del Tratado Antártico.


El Protocolo de Madrid designa a la Antártida como una «reserva natural, consagrada a la paz y a la ciencia» (art. 2) y establece los principios básicos aplicables a las actividades humanas en la Antártida. Prohíbe cualquier actividad relacionada con los recursos minerales, salvo la investigación científica. El Protocolo también establece el Comité para la Protección del Medio Ambiente (CPA), que asesora y formula recomendaciones a las Partes del Tratado Antártico en relación con la aplicación del Protocolo. Este asesoramiento se centra en la aplicación e implementación de procedimientos de impacto ambiental, los medios para minimizar o mitigar el impacto ambiental de las actividades en el área del Tratado Antártico, la gestión y ulterior desarrollo del Sistema de Áreas Antárticas Protegidas, los procedimientos de inspección; el acopio, archivo, intercambio y evaluación de la información relacionada con la protección medioambiental y la necesidad de realizar investigaciones científicas, incluyendo la observación medioambiental, relacionadas con la aplicación de este Protocolo, además de otras cuestiones. Tras la reciente incorporación de Austria en agosto de 2021, el Comité ha alcanzado los 42 Estados miembros y sigue abierto a nuevos miembros.

Un régimen integral

El Protocolo no caduca e incorpora seis anexos. Los anexos I a IV, adoptados en 1991 junto con el Protocolo, se centran en la Evaluación del Impacto Ambiental, la conservación de la fauna y flora antárticas, la eliminación y gestión de los residuos y la prevención de la contaminación marina. Entraron en vigor en 1998. El anexo V, sobre la protección y la gestión de zonas, fue adoptado por la Reunión Consultiva del Tratado Antártico (RCTA) en 1991 y entró en vigor en 2002. El anexo VI, sobre responsabilidad emanada de emergencias ambientales, fue adoptado por la RCTA en 2005 y entrará en vigor cuando sea aprobado por todas las Partes Consultivas.

Hasta 2048, el Protocolo puede ser modificado solamente mediante el acuerdo unánime de todas las Partes Consultivas del Tratado Antártico. Además, la prohibición sobre las actividades que se refieran a los recursos minerales no puede revocarse a menos que esté en vigor un régimen jurídicamente vinculante sobre los recursos minerales antárticos.

Para celebrar el 30.º aniversario del Protocolo, se desarrolló en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) de Madrid, España, la conferencia «Antártida: presente y futuro». La conferencia fue inaugurada oficialmente por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, así como por los primeros ministros de Australia, Scott Morrison, y de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, por videoconferencia.

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: