NOTICIAS

Embajadora María Teresa Infante: “La frase de que Antártica está dedicada a la paz, la ciencia y es útil al hombre, lleva un importante sello chileno”

La embajadora Maria Teresa Infante se refirió al Continente Blanco y los 80 años de los límites de la Antártica Chilena. La Embajadora fue recientemente nombrada como miembro del Tribunal Internacional del Derecho del Mar. créditos INACH.

El 6 de noviembre de 1940 el presidente Pedro Aguirre Cerda firmó el decreto que establece los límites del Territorio Chileno Antártico. Han pasado 80 años y resulta oportuno conocer más sobre el origen de este decreto y el contexto jurídico nacional e internacional que ha sobrevenido desde entonces. Quién mejor para hablar de este tema que la Embajadora María Teresa Infante, una de las intelectuales más destacadas de la Cancillería chilena y quien encabezara por largos años la Dirección de Fronteras y Límites.

Es abogada (Universidad de Chile), con estudios de posgrado en el Institut de Hautes Études Internationales et du Développement (Ginebra, Suiza), en la Universidad Complutense de Madrid (España) y en The Hague Academy of International Law (Países Bajos). Se ha especializado en el Derecho del Mar, zonas polares, integración vecinal, solución de controversias, asuntos limítrofes y cooperación internacional en el marco del desarme químico y la Corte Penal Internacional. Ha sido directora del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, co-directora del Programa de Magíster en Derecho Internacional de la Universidad de Chile y la Universität Heidelberg y directora de Fronteras y Límites del Estado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Se ha desempeñado como co-agente ante la Corte Internacional de Justicia en casos con países vecinos. Actualmente, presta funciones como embajadora ante el Reino de los Países Bajos, y Representante Permanente ante la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, con sede en La Haya. Recientemente, la Embajadora Infante fue elegida como miembro del Tribunal Internacional del Derecho del Mar (ITLOS).

¿Qué evocaciones le provoca la palabra “Antártica”?

Luz, imaginación, poder, frío, plenitud, principios, sentimientos.

¿Ha estado en la Antártica? Si fue así, ¿qué recuerdos tiene de esa visita?

He estado tres veces; solo una vez pernoctando. 1982 fue un año especial ya que se celebró un seminario de alto nivel con figuras mundiales para conversar sobre política antártica y el estado del arte en materia de conocimiento sobre sus recursos. Los trabajos presentados, editados en castellano e inglés por el profesor Francisco Orrego Vicuña, del Instituto de Estudios Internacionales, son clásicos en los estudios sobre esas materias. Y mantienen toda su actualidad.

Participé en la organización del encuentro, cuya concepción se debió a Orrego Vicuña con el soporte de la Fuerza Aérea. Después, en el marco del seguimiento del seminario, escribí un trabajo sobre la plataforma continental antártica. En esas tierras, aprecié de primera fuente la creativa capacidad de algunos diplomáticos, maestros en el arte de enlazar posiciones e intereses y crear instituciones (Brennan, Beeby, Zegers, Guyer, Watts, entre otros). También disfruté la compañía de dos chilenos, con diestra pluma, que definiría como parte del patrimonio chileno antártico: Mateo Martinic y Óscar Pinochet de la Barra. Además el geólogo González Ferrán.

Pude entablar conversaciones con diferentes nacionalidades, con australianos, franceses, noruegos, y tengo recuerdos de una velada inolvidable en la base rusa Bellingshausen.

Después regresé a la Antártica en 1993, con un grupo de investigadores del Nansen Institute de Noruega, y de la Universidad de Tasmania. Fue breve y fascinante. Conversamos sobre la legitimidad y efectividad de la gobernanza antártica e introduje un trabajo sobre política chilena antártica. En el paisaje antártico, había habido interesantes cambios en la infraestructura y habitabilidad.

En cada visita pude constatar la preparación de las personas que allí habitan; capacidad para resolver problemas, entablar una conversación con sentido, notables.

Según su opinión, ¿quiénes han sido las figuras decisivas del desarrollo de la Antártica como elemento de la Política Exterior de Chile? ¿Por qué?

Son varios nombres y puedo olvidar a muchos. Mencionaría a Bernardo O’Higgins, los presidentes Germán Riesco y Pedro Montt, Antonio Hunneus Gana, Luis Risopatrón, Federico Puga Borne, Miguel Cruchaga Tocornal, Pedro Aguirre Cerda, Marcial Mora Miranda, Gabriel González Videla, Julio Escudero, Enrique Gajardo Villarroel, Ramón Cañas Montalva, Mateo Martinic, Eduardo Frei Montalva (quien impulsó la base de Rey Jorge, puerta de entrada), Óscar Pinochet de la Barra, Fernando Zegers, Jorge Berguño y Francisco Orrego Vicuña. Las generaciones más jóvenes han tomado la delantera, donde quisiera mencionar a los embajadores Camilo Sanhueza y Francisco Berguño.

Sucesivos investigadores universitarios, desde la historia a la ciencia básica, y miembros de las Fuerzas Armadas, más emprendedores, forman parte de una activa y creciente red de instituciones y personas que se proyectan en la logística, infraestructura y pensamiento, que contribuyen a moldear la política antártica.

En las últimas décadas, no cabe duda que la personalidad y sello de Fernando Zegers, Óscar Pinochet, Francisco Orrego y Jorge Berguño, fueron claves para moldear las políticas antárticas y participar en debates serios y con sentido de país, aunque no siempre hubiese pleno acuerdo entre ellos. Es importante mencionar también el Instituto Chileno Antártico, sus directores y funcionarios, y la proyección que adquirió desde Punta Arenas, bajo la conducción del profesor José Retamales, ahora seguido por su sucesor Dr. Marcelo Leppe.

¿Qué reflexiones podría hacer en relación al Tratado Antártico y al Sistema que deriva de él (incluido, por cierto, el Protocolo de Madrid) como instrumentos jurídicos en el marco de las relaciones internacionales?

Es un tema que se presta para un ensayo con aportes de diversas disciplinas. Desde las bases del Tratado Antártico, que se reflejan en sus artículos –breves y contundentes– se ha generado un sistema jurídico, de cooperación política y científica, y que ha evolucionado en su capacidad de gobernar diversas áreas y actividades, sin modificar la esencia del sistema decisional y de participación que prevé el Tratado de 1959. Para conocer más de las discusiones que rodearon al Tratado, recomiendo leer el artículo de Marcial Mora Miranda en Anales de la Universidad de Chile, “El Tratado Antártico”, de 1961.

El Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente (Madrid), de 1991, culminó un proceso intenso de reconstrucción del consenso interno y consagró acuerdos que reflejan la difícil decisión sobre los minerales antárticos. Mediante aquél, los países antárticos asumieron obligaciones más exigentes, algunas de procedimiento, otras sobre estándares y principios y para una cooperación más vigorosa, que requieren una comprensión global y bien ensamblada del Sistema. Solo así se entienden las reglas sobre responsabilidad por emergencias ambientales, o sobre evaluación del impacto ambiental, entre otras.

El Protocolo reafirma la vocación de hacer efectiva la responsabilidad primordial de los países consultivos, que traduce la preocupación por el área integral abarcada por el Tratado Antártico y, además, que reconoce la necesidad de preservar el sitio y la capacidad de acción en el seno del sistema internacional, de forma indisputada. Esto no se hace solo con ideas, sino con capacidades y acuerdos de base política y buenos textos jurídicos.

El ejercicio de escrutinio de Tratado Antártico que se iniciase en Naciones Unidas en 1982-83, y que precedió la discusión que condujo al Protocolo sobre Protección del Medio Ambiente, permitió a su vez una dinámica que llevó a fortalecer el reconocimiento internacional al Tratado Antártico en cuanto a su aporte a la paz y seguridad internacionales, y su valor irreemplazable en cuanto a forma de conducir la cooperación entre sus miembros.

El decreto Núm. 1747, del 6 de noviembre de 1940, que fija los límites del Territorio Chileno Antártico, es uno breve. ¿Hay algo que nos pueda contar de la historia tras este decreto? ¿Cómo surge? ¿Qué antecedentes se tuvieron en consideración para establecer tales límites?

Como datos generales, puedo recordar que el gobierno chileno, bajo la dirección del Presidente Aguirre Cerda y su ministro de Relaciones Exteriores, Mora Miranda, creó una comisión integrada por Julio Escudero (profesor de derecho internacional); Marcelo Ruiz Solar (subsecretario de Relaciones Exteriores) y el Capitán de Navío (R) Enrique Cordovez.

Allí se consolidó una investigación completa sobre los actos y antecedentes, que fundamentaban la posición territorial antártica, lo que los juristas llaman “títulos” y que, además, pusieron de relieve la estrecha relación histórica, geográfica y política, entre las actividades de expedicionarios, empresarios y el Estado chileno, y su proyección internacional. Las conversaciones sostenidas con Argentina entre 1906 y 1908 para una delimitación antártica y las actividades en isla Decepción en las primeras décadas del siglo XX, la labor de la Sociedad Ballenera de Magallanes, entre otros, fueron parte de esos antecedentes.

La delimitación tiene la peculiaridad de referirse a las aguas territoriales, las islas, la tierra firme, hielos, dentro de un casquete o sector delineado por meridianos. Chile concibió también que su proclamación de 200 millas marinas de soberanía y jurisdicción se aplicaba en Antártica.

¿Qué debería ser o significar la Antártica para chilenos y chilenas?

Hoy es un laboratorio natural, cuya preservación debe constituir una prioridad. Un lugar que aporta al mundo entero precisamente porque está dotado de una gobernanza especial. Es un marco único de cooperación, donde la participación individual se enriquece con una convivencia regulada, al amparo de un sistema jurídico efectivo.

Un ámbito geográfico exigente y que requiere atención especializada. Una fuente de recursos naturales. La frase de que Antártica está dedicada a la paz, la ciencia y es útil al hombre, lo cual tiene un sentido dinámico amparado y regido por el derecho internacional, lleva un importante sello chileno. Además, es parte de nuestra identidad austral, como personas y país.

La condición de género ha ocupado un lugar cada vez más importante en las discusiones sobre el rol de mujeres y hombres en la sociedad. ¿De qué modo influyó o no el hecho de ser mujer en el mundo de las relaciones internacionales?

En lo personal, una lucha por la superación de inseguridades y de afirmación de la capacidad distinguir lo principal de lo superfluo, sobre todo cuando naturalmente surgen elementos que pueden impedir un buen entendimiento entre las personas. También ha implicado asumir exigencias en cuanto a la obligación de razonar constantemente, tanto desde la perspectiva de un Tratado que abre una gran ventana al mundo, como desde dentro del país y su relación con el exterior.

La calidad de mujer no constituyó un límite, sí una condición que ha permitido buenos entendimientos y una generosa interlocución con quienes me ha tocado trabajar. Recuerdo buenos diálogos con los directores del departamento antártico de la Cancillería, con los investigadores del INACH y de las universidades. El poder de la conversación con la ciencia y los operadores, el estudio, la persuasión y una dinámica de estudio continuo, han sido una experiencia única. En el ámbito científico antártico, en las comunicaciones, en el estudio del hábitat y del derecho, vi siempre mujeres activas e imaginativas, cuyos nombres podemos rescatar. No olvidaré nunca tampoco las mujeres que han trabajado o trabajan en la diplomacia chilena, en la administración y ciencia antártica.

#EnMagallanesNosCuidamos

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: