NOTICIAS

Proyecto busca conocer el papel que juegan los pingüinos en el funcionamiento ecológico de la Antártica

Esta iniciativa, coordinada desde el ICMAN-CSIC, prestará especial atención a la alimentación y residuos biológicos de estas aves. Se llevarán a cabo dos campañas antárticas a las zonas costeras de las islas Decepción y Livingston. Crédito foto Universidad de Cádiz.

Investigadores de la Universidad de Cádiz, coordinados por el catedrático en el departamento de Ciencias de la Tierra, Luis Barbero, participan en un estudio que tiene como principal objetivo conocer el papel que juegan los pingüinos en el funcionamiento ecológico de la Antártida.

Este proyecto, conocido como PiMetAn y dirigido por Antonio Tovar del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (ICMAN-CSIC), pretende analizar desde la producción fitoplanctónica hasta la evolución de las poblaciones de pingüinos, pasando por el estudio del krill (artrópodos marinos de los que se alimentan pingüinos, aves y mamíferos marinos, focas y peces en general), que actúa como eslabón clave en la cadena trófica antártica. De esta forma, este grupo multidisciplinar de investigadores centrarán buena parte de su trabajo en analizar la composición en metales y nutrientes del guano (sustrato resultante de la acumulación masiva de excrementos) en diferentes colonias de pingüinos, prestando especial atención a la forma química en la que se liberan esos componentes con el propósito de evaluar su efecto nutritivo y tóxico, publicó la Universidad de Cádiz.

“Estos metales aun presentando concentraciones muy bajas son constituyentes esenciales para el funcionamiento de los ecosistemas en los océanos, estando además distribuidos de forma heterogénea. Según donde se encuentren, pueden actuar como nutrientes esenciales (por ejemplo, el hierro), o bien como tóxicos (el plomo)”, como explican los investigadores. Así, el reciclado de metales a lo largo de la cadena trófica antártica resulta clave para el proceso de funcionamiento del ecosistema y por tanto, para el mantenimiento de su biodiversidad a escala global, algo que “hemos tenido muy en cuenta a la hora de plantear este proyecto de cara a entender la evolución histórica de estas especies y predecir los efectos que tendría el calentamiento global sobre sus poblaciones y, por tanto, sobre el ecosistema antártico”.

“El papel de los pingüinos en los ciclos bioquímicos de estas regiones es muy importante”. Las especies de pingüino adelia, barbijo y papúa, por ejemplo, cuentan con características esenciales para comprender el reciclado de metales y nutrientes en la cadena trófica antártica, ya que se alimentan casi exclusivamente de krill. Su población alcanza alrededor de los 17 millones de individuos y su ciclo de vida se desarrolla de manera permanente en la Antártida, pasando buena parte de su vida nadando y alimentándose. Además, estudios recientes han identificado al krill como organismo principal en este proceso de reciclado. Con una biomasa de más de 300 millones de toneladas, este organismo es, por un lado, un consumidor de productividad primaria (microalgas, protozoos, zooplancton y bacterias) y por lo tanto, acumulador de metales, y, por otro, el sustento de animales antárticos.

El proyecto PiMetAn cuenta con un equipo de científicos formado por doctores en Ciencias del Mar y Ambientales, Química, Biología y Geología pertenecientes a instituciones entre las que se encuentran, además del ICMAN-CSIC y la UCA: la Universidad de Cantabria (UNICAN), el Instituto Español de Oceanografía (IEO), la Universidad Adolfo Ibáñez de Chile, la Universidad de Tasmania (Australia) o la University of British Columbia de Canadá.

Con el fin de alcanzar los objetivos de este estudio, el equipo de científicos llevará a cabo dos campañas a la Antártida que se centrarán en el estudio de la influencia de los pingüinos en las zonas costeras de las islas Decepción y Livingston. De hecho, está previsto que los primeros resultados experimentales se obtengan una vez transcurrida la primera campaña, prevista para el próximo verano antártico, entre diciembre de 2020 y febrero de 2021.

Por una parte, el equipo investigador realizará desde experimentos en los laboratorios de las instalaciones situadas en las bases antárticas españolas, hasta inmersiones acuáticas en la zona costera bajo influencia de colonias de pingüinos, sin olvidar que usarán sensores integrados en drones e imágenes satélitales para el estudio de producción primaria, calidad del agua, plumas térmicas o turbidez en la zona costera. Hasta el momento, los investigadores que trabajan en el proyecto PiMetAn han iniciado la adquisición de equipos y una serie de entrenamientos centrados en la inmersión en aguas polares y el pilotaje de los drones.

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: