NOTICIAS

Gusanos cultivados utilizados para evaluar la contaminación en sitios antárticos

La Dra. Kathryn Brown (izquierda) y la Dra. Catherine King recolectan muestras de suelo; hogar de microinvertebrados, como los nematodos. (Foto: Mark Horstman). División Antártica Australiana.

Miles de gusanos antárticos microscópicos han sido cultivados en el laboratorio por científicos de la División Antártica Australiana que trabajan para limpiar el suelo contaminado por metales y combustibles.

Los nematodos cultivados , Plectus murrayi , se han utilizado en pruebas de toxicidad para identificar los niveles a los que el cobre, un contaminante metálico común en la Antártida, se vuelve tóxico, publicó la División Antártica Australiana.

La investigación recientemente publicada, dirigida por la Dra. Kathryn Brown y la Dra. Catherine King, proporciona una técnica de cultivo para producir organismos para pruebas durante todo el año, y es la primera prueba de toxicidad de rutina desarrollada para un microinvertebrado terrestre antártico.

“Los métodos desarrollados en este documento se utilizarán para evaluar el riesgo para los organismos terrestres que viven en sitios contaminados en la Antártida, y para determinar si el suelo remediado es adecuado para su reutilización”, dijo King.

“En términos más generales, las estimaciones de sensibilidad a los contaminantes para Plectus murrayi se utilizarán en última instancia junto con las estimaciones para una variedad de especies antárticas y procesos del suelo, para derivar directrices antárticas específicas de calidad ambiental y objetivos de remediación”, agregó la investigadora. “Estas pautas y objetivos permitirán a Australia priorizar qué sitios contaminados deben ser remediados y determinar qué tan limpio está lo suficientemente limpio”, señaló.

Brown cultivó los pequeños nematodos (menos de 1 milímetro) en placas de agar a 15 ° C, utilizando bacterias como fuente de alimento.

Para evaluar la sensibilidad de los nematodos al cobre, se expusieron diferentes etapas de la vida (huevos, juveniles y adultos) a diferentes concentraciones del metal en solución durante 28 días.

La sensibilidad de los nematodos aumentó a lo largo del tiempo, siendo la segunda etapa juvenil la etapa sensible más confiable probada.

“Esta investigación proporciona la primera prueba robusta con un microinvertebrado antártico indígena y muy común que se puede cultivar en el laboratorio para obtener los altos números necesarios para las pruebas de toxicidad”, explicó Brown.

“Esta especie es sensible a la contaminación y muy adecuada para las pruebas de larga duración que se requieren en condiciones antárticas”, añadió.

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: