Anuncios
NOTICIAS

Saliva fosilizada captura la historia antártica de las aves


Las capas fosilizadas de saliva, o “mumijo”, en los sitios de reproducción del petrel de la nieve, están ayudando a los científicos de aves marinas a comprender cuánto tiempo han habitado las aves en los sitios de la Antártida Oriental.

El aceite ceroso y regurgitado del estómago se acumula en las rocas cerca de sus nidos, formando depósitos de hasta 20 centímetros de espesor, que pueden ser cincelados y devueltos al laboratorio para la datación por radiocarbono ( 14 C), señaló la División Antártica Australiana.

La investigación, dirigida por la Dra. Sonja Berg de la Universidad de Colonia, Alemania, y que involucra a la ecóloga de aves marinas de la División Antártica Australiana, Dra. Louise Emmerson, proporcionará una información más completa de los depósitos de mumijo de petrel de nieve en la región.

“El trabajo anterior ha demostrado que algunas capas de mumijo se remontan a miles de años”, dijo Emmerson.

“Debido a que los petreles de la nieve solo anidan en áreas sin hielo, podemos datar estas capas para determinar cuánto tiempo tomaron los petreles de la nieve para ocupar el paisaje después de haber sido deslaviados”, agregó la investigadora.

“Como las aves generalmente anidan en aproximadamente un día de vuelo desde las áreas de alimentación, el mumijo también proporciona información sobre los cambios en la red alimentaria costera y las condiciones del hielo marino a lo largo del tiempo geológico”, indicó Louse Emmerson.

Los biólogos Marcus Salton y la Dra. Anna Lashko están actualmente recolectando muestras de mumijo de rocas fuera de los nidos de petreles de la nieve en la Cordillera de Masson cerca de la estación de investigación de Mawson.

Las muestras se recolectan durante el verano, mientras que las aves navegan en el mar para evitar disturbios cuando vuelven a poner sus huevos.

Salton dijo que el mumijo es tan duro que tiene que ser cortado con un martillo y un cincel. “El asador recibe mucho tráfico de aves y está expuesto a fuertes vientos, por lo que se amalgama con caca de aves, tierra y arena, y se vuelve muy duro”.

“Una vez que hemos recogido una muestra, la envolvemos en papel de cocina y la almacenamos en un congelador en la estación, antes de devolverla a Australia”, afirmó Marcus Salton.

Un equipo en la estación de investigación de Casey también está buscando mumijo como parte de un estudio más amplio que analiza el movimiento y los cambios en las poblaciones de petreles de la nieve a lo largo de escalas de tiempo geológicas, sin embargo, aún deben encontrar capas de profundidad sustancial.

“La ausencia de capas gruesas de mumijo puede significar que las aves no han existido durante tanto tiempo en esta área de la Antártida, y esto es consistente con estudios genéticos recientes que sugieren que las aves probablemente se hayan movido de las poblaciones de Davis y Mawson”, dijo el Dr. Emmerson y añadió que “seguiremos buscando capas profundas durante el verano, tal vez simplemente no hemos buscado en el lugar correcto todavía”.

Anuncios

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: