NOTICIAS

Peces de la Antártica, verdaderos “sensores” de la contaminación ambiental


Ciertos compuestos orgánicos sintéticos, como el PCB y el DDT, se acumulan en sus tejidos, lo cual puede servir para monitorear su concentración en el ambiente. Créditos CyTA.

 

Los peces de la Antártica acumulan en su organismo distintos compuestos sintéticos de uso agroquímico, industrial o farmacéutico, por lo cual se han usado como “sensores” para registrar la contaminación ambiental. Ahora, científicos argentinos sugieren una estrategia para mejorar la precisión de las mediciones.

Los científicos, liderados por la doctora Jorgelina Altamirano, del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), en Mendoza, se enfocaron al estudio de ciertas familias de los llamados “contaminantes orgánicos persistentes”, tales como PCB, PBDE, HCH y DDT, en tres especies de peces.

Si bien la bibliografía reporta que los  niveles más altos de estos se registran principalmente en los tejidos hepático y muscular de los peces, los resultados del trabajo científico muestran que los niveles más altos de PCB, DDT y HCH se hallaron en los órganos reproductivos (gónadas), mientras que los PBDE predominaron en las  branquias. Las tres especies de peces analizadas correspondieron a la familia de los nototénidos o Nototheniidae.

El hallazgo, publicado en la revista “Science of the Total Environment”, sugiere tener en cuenta estas diferencias en la acumulación “para obtener información representativa del problema a abordar”, señaló Altamirano, quien es investigadora del Conicet y profesora de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo (FCEyN-UNCuyo), en Mendoza.

El Convenio de Estocolmo, firmado en 2001 y en vigor desde 2004, exige a las partes signatarias, entre ellas la Argentina, a tomar medidas para eliminar o reducir la liberación de estos contaminantes orgánicos en el medio ambiente. Esto obliga, entre otras medidas, a monitorear sus niveles con la metodología más precisa posible.

El equipo multidisciplinario de investigación estuvo compuesto por cuatro grupos nacionales y uno extranjero, incluyendo el de la doctora Altamirano  integrado por las doctoras y becarias postdoctorales Nerina Lana y Paula Berton (Ianigla-Conicet y FCEyN-UNcuyo); el grupo del doctor Néstor Ciocco (Instituto Argentino de Zonas Áridas (Iadiza)-Conicet y FCEyN-UNcuyo); el grupo del doctor Esteban Barrera Oro (CONICET, Instituto Antártico Argentino-MACN), y el del doctor Adrian Covaci (Universidad de Amberes, en Bélgica), además del técnico en Biología Adrian Atencio (IAA en Ianigla-Conicet). El trabajo fue subsidiado por la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica, el Conicet,  la UNCuyo y  la Dirección Nacional del Antártico. @prensaantartica

+ INFO: AGENCIA CYTA

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: