NOTICIAS

Científicos buscan identificar ruta migratoria del Fío-Fío con el geolocalizador más pequeño del mundo


Parque Etnobotánico Omora

Los 134 prototipos han sido instalados por el Magister en Ciencias, Aquiles Gutiérrez y el Dr. En Vida Silvestre, Jaime Jiménez. Créditos Paula Viano.

Los tres primeros días de cada mes, y a primera hora de la mañana, se despliegan las redes de niebla en el Parque Etnobotánico Omora. Son finas, como tejidas con cabello humano, apenas perceptibles entre árboles y matorrales. Allí se enredan aquellas aves distraídas que se desplazan por isla Navarino, al sur de Tierra del Fuego y del canal Beagle, en la Reserva de Biosfera Cabo de Hornos.

Para que este mecanismo les cause el mínimo estrés posible, el investigador revisa las mallas cada 15 minutos; toma a cada ave capturada con sumo cuidado, y la coloca en una bolsa de algodón. Luego la lleva a una caseta en medio del bosque, para medirla, pesarla, evaluar su estado de salud y tomar muestras de residuos si defeca. Antes de 10 minutos, la libera, no sin antes colocarle un anillo de aluminio con un número de identificación en una de sus patas. Si es un fío-fío, lleva además una argolla de colores, que permite observarlo sin tener que atraparlo. Desde el verano de 2011, 134 de estos animalitos llevan también un geolocalizador, colgado en su espalda como una mochila.

La historia del monitoreo

La rutina de las redes se ha hecho en forma ininterrumpida durante los últimos 12 años, gracias a la labor de una veintena de investigadores, de diversas edades y naciones, que han querido estudiar las aves en forma más íntima. Es el monitoreo de largo plazo más duradero de los bosques australes de Sudamérica y, gracias a él, se ha anillado a más de 10 mil aves de unas 25 especies distintas; desde fío-fíos, chincoles, rayaditos, cometocinos y chercanes, hasta carpinteros, loros y cachañas. Los primeros 10 años estuvo a cargo del Doctor en Ecología y Filosofía, Ricardo Rozzi, y ahora está en manos del Doctor en Vida Silvestre, Jaime Jiménez, ambos investigadores y académicos de las Universidades de Magallanes en Chile, y North Texas en Estados Unidos.

Las redes se instalan en dos ambientes diferentes dentro del mismo bosque: entre los canelos y coigües, y entre los matorrales y notros. Es que las especies difieren en hábitat, pero también en movilidad, porque algunas se quedan todo el año; otras viajan sólo dentro de la región, y otras migran en invierno. Entre estas últimas están los fío-fío, especie que, gracias al monitoreo, se sabe que puede vivir mucho más de lo que su tamaño hace suponer: un individuo fue recapturado 8 años después de haber sido anillado.

Este tipo de evidencias demuestra que el también llamado silbador, chiflador, huiro o Elaenia albiceps chilensis, no sólo es muy longevo, sino también muy fiel a su hábitat pues, cada año, entre octubre y marzo, vuelve al punto más austral de América, a reproducirse y criar. No se conoce su destino de invierno, ni tampoco sus rutas migratorias, pero pronto se sabrá con mayor exactitud.

La historia de los geolocalizadores

El geolocalizador es un dispositivo electrónico complejo, asociado a un software computacional, que permite identificar la ruta migratoria del ave durante todo un año. Se instala con un arnés que rodea las patas del fío-fío, y pesa apenas 0,6 gramos. Tiene una batería que se carga con el sol, un sensor de luz que permite determinar la duración de los días y noches, un chip que acumula hasta 14 meses de datos tomados cada 10 minutos, y un reloj digital.

La utilización de estos aparatos estaba restringida a ejemplares grandes. El más pequeño se había usado hace 5 años en Argentina con el Atrapamoscas Tijereta (Tyrannus savana), que pesa 25 gramos. Pero el Doctor Jiménez conoció en un Congreso Mundial de Aves a un colega de la Universidad de Oklahoma, Estados Unidos, que estaba experimentando con dispositivos más diminutos aún, así que con financiamiento de la Universidad de North Texas y del Instituto de Ecología y Biodiversidad de Chile, encargó las unidades. Su propósito era estudiar por dónde pasa y a dónde llega el fío-fío, pajarito que pesa apenas 16 gramos, y que se estima que recorre más de 3 mil kilómetros al año, entre el Cabo de Hornos y el Amazonas.

De los 45 prototipos instalados en 2011 no se ha sabido nada. Pero sí de los 29 que el año siguiente colocó el Doctor Jiménez. El biólogo y ecólogo colombiano, Aquiles Gutiérrez – que acaba de sumarse al equipo con el afán de hacer su doctorado en esta ave migratoria – recuperó 5, e instaló 55, durante el mes y medio que estuvo en Puerto Williams.

Lo que se sabe y se puede saber

El fío-fío que llega a la Reserva de Biosfera Cabo de Hornos, no sólo es el migrante más longevo y fiel, sino también el más numeroso de los bosques templados. Gutiérrez explica que cada año hace su nido en árboles y arbustos, con técnicas complejas, y Jiménez agrega que dicha tarea la efectúa en forma instintiva. Ambos científicos difieren al evaluar el grado de cultura o aprendizaje social presente en sus primeras migraciones, pero concuerdan en destacar dos cosas: la tenacidad con que sortea la distancia y el viento, y la necesidad de estudiarlo más profundamente.

También coinciden en este ambicioso proyecto, que está permitiendo dar un salto tecnológico a este Monitoreo de Largo Plazo, al cabo de una década de trabajo fundacional. Aunque según los especialistas, el salto más importante sea hacia el conocimiento, en este caso, de la ruta migratoria de una especie vulnerable, y de los efectos que puede provocarle en el trayecto, un planeta que cambia con el clima, la contaminación, la tala de árboles y otros eventos. Será, entonces, conocimiento para la investigación, conservación y educación, que es la rueda que sigue moviendo al Programa de Conservación Biocultural de la Reserva de Biosfera Cabo de Hornos. @prensaantartica

4 Comentarios en Científicos buscan identificar ruta migratoria del Fío-Fío con el geolocalizador más pequeño del mundo

  1. HOY ES LUNES 27 de NOVIEMBRE 18 hrs Y APARECIERON EN NUESTRA TERRAZA DEL DPTO EN VIÑA DEL MAR UNO ORIENTE CON 8 NORTE
    UNA PAREJITAS INCREÍBLE DE FIO-FIO
    CON SU CRESTA BLANCA Y SUS PLUMITAS COMO RAYITAS BLANCAS POR SUS COSTADOS
    ESTUBIERON LARGO RATO COMIENDO DESDE LAS FLORES
    PRECIOSOS Y MUY RELAJADOS

    Le gusta a 1 persona

  2. gracias por esta maravillosa pagina me sirvio mucho para las tareas de mi hijo.se agradece mucho.les cuento ke hace un tiempo tuve un pajarito silvestre en mi casa ke estaba moribundo en pleno invierno fue muy lindo cuidarlo ese tiempo lamentablemente murio kizas de frio no se pero fue lo mas triste incluso tengo un video de el en donde me bailaba cuando le daba comida .fue muy desgarrador verlo muerto .paso muchos dias en su cajita porke mi hijo no podia dejarlo ir.besitos chauuuuu.

    Me gusta

Muchas gracias por comentar en @PrensaAntártica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: